domingo, 26 de noviembre de 2017

ESTA VEZ







Esta vez 
No te marches en silencio,
                                      (por favor),

¡Rompe hasta el polvo
que anida en nuestras
Almohadas!

¡Rompe el cristal
de la noche en mis oídos!
Que yo fingiré
Que sigo dormido,
hasta hundirme
en el profundo sueño
en  el  que  sueño
que te olvido,

Aves hídricas 
se evaporan 
en tu orilla
y bruman mi sendero,

Esta vez 
no te marches en silencio,

¡Rompe las vasijas 
llenas de recuerdos!
Y enciende la luz,
Que yo fingiré
que sigo dormido.

J.Gregorio

Tuxpan, México 

domingo, 29 de octubre de 2017

TRINO SALVAJE





















Sobre la enramada porosa
 brincan con sus trinos  
contagiando alegría
despertando el nuevo día.

Al nacer el alba  con energía,
vuelan y vuelan  sin rumbo por el aire 
se elevan libres en lo alto.

Por las nubes surcando el cielo
  -sobresale-   mi corazón al ver el aleteo
de diversos colores.

Brota un silencio  
acariciando melodías  
hermanan en primavera 
atravesando pastos verdes 
y estepas del campo gris.

                             Maruca Rodini
                             Angentina                                                                                                                                    

domingo, 8 de octubre de 2017

SUPERVIVENCIA





¿Sobreviviremos al invierno,
resistirá la rama el frío
o se quebrará la vara
que sostiene el nido?

¿Sobreviviremos a los vientos
sin ser hoja seca en el camino
errante, vagabunda,
sin destino?

¿Sobreviviremos a la escarcha de la noche
que besa la tierra y extiende sus dominios
más allá del cuerpo
y hiela el alma anhelante de estíos?

Sobreviviremos…

O seremos un recuerdo
luces boreales,
gélidos espíritus,
bailando al son del viento,

en la profunda sinfonía de sus aullidos.

Glenda Castillo
Veracruz, México

viernes, 15 de septiembre de 2017

UNA VEZ MAS








Una vez más, otra vez aquí pensaras,
cuanta terquedad, cuanta falta de quehacer.
Mi vida no se detiene sin ti, sigo viva y
conquistando el camino a cada instante.
Oyendo aplausos, palomeando metas,
que me hagan surcar el horizonte.
Una vez más, otra vez aquí pensaras,
cuanta terquedad, cuanta falta de quehacer
Sé que tú, no puedes decir lo mismo,
hace tiempo tu camino se detuvo.
El reloj dejo paradas sus manecillas,
los proyectos escaparon de tu piel.
Que tu mente abandono tu cuerpo,
tu corazón de hierro, no sobrevivió.
lejos del mundo, en otra dimensión,
huyendo, deseando no saber de mí
Te juro. No es falta de quehacer,
solo que entre líneas, siempre pienso en ti.



Patricia Amador
Veracruz México

jueves, 7 de septiembre de 2017

SOY





Soy el crepúsculo del amanecer,
oculto tras las breves brisas del recuerdo.
Soy un pedazo de ti sin olvidar,
no soy más de lo que no puedo ser.
lo que mi alma anhela, lo que fui,
lo que no volveré a ser.

Oculto tras las breves brisas de tu recuerdo,
de mi recuerdo, de los tuyos,
de los que formaron uno solo,
de los que no serán más.

Llega la noche, la noche buena,
llega avisando su entrada con el manto de la soledad
y es cuando el recuerdo me invade,
traicionan  mis sentidos,
los pequeños trozos de felicidad
que no logran formarse de nuevo.

Es el rompecabezas sin armar,
se queda así, sin sentido, sin forma
y aún estoy aquí junto a la carta que no escribiste,
con el sobre vacío y el alma llena de remitentes.


julio 1998

Miguel Salvador Rodríguez Azueta
Veracruz, México 

miércoles, 6 de septiembre de 2017

¡GRITOS DE PAZ!






¡Un grito! Alcemos
esta vez de paz,
que retumbe con fuerza y
y vibre en los confines de la tierra
llegando hasta la bóveda celeste…
Clamor, de libertad, paz y amor
¡Despertemos, de ese aletargado sueño!
Pasivo de  confort;
Vayamos unidos en un solo grito,
Hermanos del mundo.
Iniciemos una  Guerra; si una guerra de paz
Sin armas, sin  agresiones.
Una guerra; con las manos llenas de esperanza.
Con brazos tan amplios para abrazar al semejante.
Exijamos: Un rotundo NO, a la violencia,
no mas sangre, no mas ultrajes.
Somos  miles los seres humanos
Que pedimos paz…Dejen de vender armas
¡Dejen la avaricia y el desamor!
Que sin temor a equivocarme
iremos a parar tres metros bajo tierra,
tan desnudos; como llegamos al mundo
Con bolcillos vacios nos iremos
como los niños que  venimos
a este mundo en un acto de amor,
Porque trasformar ese sentir que
De esencia traemos… cambiarlo
Por la violencia y agresiones..
Matar por gusto, y herir por sobresaltar
Entre las masas de los que nada
Tienen en el cerebro
Vamos únete… gritemos al mundo
Poetas, seamos los pasos del porvenir
a nuevo despertar…
Ganemos terreno a la indiferencia, al desamor
A la violencia y las guerras armadas e inútiles….
A los hombres y mujeres que enajenados
Matan sin piedad.
¡QUEREMOS PAZ, Y LUCHAREMOS POR LA PAZ!

Yram Salinas
Torreòn Coah. Mexico.




domingo, 20 de agosto de 2017

LA VOZ DE LAS GARDENIAS






Quise perfumar tu dormitorio
y lo adorné con gardenias.
Quise que durante la madrugada
despertaras y percibieras su aroma,
que abrieras tus ojos somnolientos
y respiraras buscando la fuente,
que tu cuerpo semidesnudo,
se irguiera ante mi mirada.
que el perfume actuara travieso
y te atrajera hacia mis brazos
como canto de sirenas en el mar
para que tu vientre sereno
encallara contra mi deseo.
Las gardenias cantan, suenan,
emiten una voz aromática
que roba el sueño y la calma
que embriaga con su exquisitez

de la antología "Perlas Compactas"

Ángel Eduardo Valenzuela Ruvalcaba
Veracruz, México

domingo, 13 de agosto de 2017

TU CORAZÓN ME AMA





Tu corazón me ama,
A través de las fronteras, entre la melancólica primavera
A través de los océanos y su mística armonía
Tu perfume y tu sonrisa me envuelven
Me gusta de ti todo detalle, todo espíritu
Eres un ángel de belleza nocturna
Una mujer que brilla en el universo
La constelación más preciosa del infinito
Tu corazón me ama,
Porque me has dejado tus labios y tu aroma
Me has dejado tus besos y tu piel
En cada momento, en cada respiro que adoro
Eres una perla de mar, una mujer sirena
Una mística bruja que ama la soledad
La única mujer que busca renacer del cielo
Tu corazón es un hondo suspiro
Un cometa que enciende su intensa alma
Que rompe toda ausencia y tristeza
Eres la más noble rosa negra, la más bella alegría
Una mujer con hermosa presencia
Un eclipse que emerge del silencio más pasional
Eres la transformación de las olas
Una estrella mágica que resplandece en el cielo
Un amor que nunca había sentido.
Eres un amor que nunca olvido
Tu corazón me ama, porque estás conmigo.


Ángel de la noche.
México 

lunes, 7 de agosto de 2017

ARREBATO






Estás en mis labios derramándote
miel a miel en los huecos de mis ganas
recorres los caminos intransitados
del deseo que circunda mi piel.
Deliberadamente inundas mi rubor
y el fuego arde candente
en gotas de sabor que claman
un nombre: tu nombre.
Entre caricias inventadas un murmullo
escapa de mi boca y se pierde
en sábanas cálidas y húmedas.
Estás ahí, te pienso, te siento
estás ahí, y te derramas gota a gota
sangre de pasiones enfrentadas
silencios callados por espasmos
transitorio desequilibrio del tiempo.
Estás ahí, en el vacío del placer
cuando el mundo no existe
en esos segundos de total ausencia
paralizado el cuerpo en el estallido.
Y entonces
te acurrucas de nuevo, radiante y cansado
del lado vacío de mi cama...

Alejandra Abraham
Argentina

domingo, 2 de julio de 2017

LA OFICINA





























Me levanto en silencio deprisa
Me siento completa y erguida
Tomo café, voy a la oficina
De regreso al trabajo
Transcurren jornadas
Frente a la venta
Veo pasar estudiantes
Obreros y oficinistas
Llenos de sol y de brisa
Las horas en compañía
Pasan semanas
Meses y días.
 
Pasamos la vida
Aquí no hay calma
De sobra armonías
Notas musicales
Sonoras melodías
Por las mañanas
Sonriendo, deprisa
Camino a la oficina.


Patricia Amador
Veracruz, México

domingo, 18 de junio de 2017

CREO QUE TE OLVIDÉ











Creo que te olvidé...
Ya no creo oír tu risa
en las muchas risas a mi alrededor.
Ya no pregunto por ti,
ni si alguien te ha visto.
No hay noches en vela.
Cada día estoy mejor.
No busco el ver tu ropa en la noche,
cuando me desvisto.
Ya mis manos no tientan en la obscuridad.
Ni mis labios buscan con afán los los tuyos.
Creo que simplemente acepté la realidad...
No te necesito.
No me necesitas.
Hiciste muy bien al de mi retirarte.
La razón o motivos no son importantes.
Lo único que importa es que ahora no estás.
Y estoy sorprendido que a pesar de todo,
no pido que vuelvas.
Ya no pido más...
Pedí que cayera sobre mí una lluvia
que pudiera todo lo tuyo borrar.
Todos tus recuerdos,
todos tus abrazos,
todo lo que un día
me llegaste a dar.
Pedí que la noche
se volviera olvido.
Que el aire pudiera
también deshacer
todo lo entregado,
todo lo vivido.
Que no hubiese nada
ya que rescatar.
No digo tú nombre.
No tengo ya nada
que pueda tu imagen 
recrear otra vez.
Eres pensamiento
que voló tan lejos
que extravió el camino
para a mi volver.
No digo tu nombre.
No veo ya tu rostro.
No siento ya nada
cuando hablan de ti.
Cuando te mencionan, cuando me preguntan,
cuando alguien quiere el saber por qué...
Yo solo sonrío
y digo en voz baja....
Ya no se de ella.
Créeme...No se.
Es más, ni siquiera se
de quién me hablas,
por que si es de ella...
Creo... 
Creo que la olvidé.

Héctor Rocha D.
Allende, Coahuila.
MÉXICO

domingo, 11 de junio de 2017

LA SOMBRA





Salí a hacer mi caminata de cada mañana, mientras andaba con pasos ligeros como acostumbraba hacerlo sentía que algo o alguien me perseguía.
Apuré aún más el paso pero todo seguía igual, sentía una presencia detrás de mí, en mi cabeza comenzaron  aparecer imágenes de cómo sería quien me seguía: -Debe ser alguien cansado por la forma en que arrastra sus pies, la espalda encorvada y respiración agitada-.
Tenía una sensación rara, no era temor pero me inquietaba; al pasar por un almacén con una gran vidriera, giré tímidamente mi cabeza, fue grande mi sorpresa cuando no vi a nadie detrás de mí.
Seguí andando, ya mis piernas no estaban tan firmes y el miedo se había apoderado de mí, pero tenía que enfrentar a esa presencia desagradable que presentía, giré sobre mis talones decidida a encarar a quien fuera:- No había nadie, era mi propia sombra, me angustié por cómo había imaginado  quien estaba junto a mí, la había imaginado como una presencia cansada y encorvada-. Estuve a punto de derrumbarme cuando sentí, dos brazos fuertes sobre mis hombros y una vos grave como el sonido de un viejo fonógrafo. –No tengas miedo, no caerás porque yo estaré siempre aquí para sostenerte-.


M.Estela Rodriguez
Argentinas

domingo, 28 de mayo de 2017

AMOR DE PIEDRA





Pedernal frío
negro de hiedra
humo que se desvanece,
en la densa niebla.

Donde los pájaros
desgarran
sus trinos mudos.

Y el amarillo otoño
con márgenes de rio
envejece ahí
sin límite de hastío.

Amor de piedra
negro de hiedra
pedernal frío.

Como barro
endurecido
por el tiempo.

Amor sin eco
donde el alma
triste se queja
con el viento.


del poemario "Misteriosa"


María Luz Olivares Aldana
Veracruz, México


viernes, 12 de mayo de 2017

EL EXILIO DE LA INFANCIA








Aquel niño…
lo nacieron en los ´45. Las costumbres  
besaban los mandatos.
No la durmió
en cuna de juncos.
Sí. Despertó algún día
reclamando abrazos. 
Un devenir de umbrales
cotidianos
mirando hacia la calle. Un vaciar
de sueños en futuro
caminaban las paredes
de esos años preparando
el exilio de la infancia. Y
como el cartílago del cráneo
se hace hueso así
fueron madurando los antaños.
No fue fácil nacerlo con
la verdad escrita en
los muros del pasado.
Ver el colegio rodeado de soldados.
Y… nadie explico nada.
Las formas deformadas de las horas. 
La ceguera fingida
de los viejos postigos de la casa.
El miedo sostenido entre desbordes.
La inacción como parte del fracaso.  
Nada. Entre las cosas gratas se
quedaron sus abuelos. Su viejo
era su viejo… cada reto era un tango.
Su vieja siempre cocinaba.
El jardín de magnolias y jazmines
humeaba encantos. Aromas victorianos.
Las imágenes sordas se gritaban
entre sí como burlándose.
En un más tarde de los días tempranos
un paradigma de besos ocultos.
El estimulo hormonal de los abrazos.
Para no recordar.
Los curas del colegio. El rezo
de los viernes. Su plegaria fascista.
El morbo en su sotana.
Demasiado tiempo consumido a
entender todo y terminar
sin poder entender nada…
El pibe aquel buscaba
los restos esparcidos de su infancia.
Encontraba los colores distintos
de los cambios
que a veces hieren más que el dolor.
Duelen más que el sufrir…



Osvaldo Pettinicchio. (Daniel Vattimo).
Argentina.
(Derechos Reservados).



 




sábado, 6 de mayo de 2017

RECORDANDO TUS SUEÑOS




    
Me perdí en la búsqueda
De tu partida;
Recordando tus sueños
Tu pasión a la vida.

¿En dónde quedó
La nota de alegría
El eco de tu  voz,
Tu risa cantarina?

Los graciosos giros,
El tropel en la escalera,
El tono de las notas
De tu voz cristalina

Lo que escribías,
Lo que cantabas,
El pulsar de la guitarra

Y los amigos que tenías.

María Luz Olivares Aldana
Veracruz, México

del poemario  Arenas del Tiempo

LÁGRIMA




LÁGRIMA

Objetos inertes, sombras tristes,
a lo lejos un reloj sincopado,
un gato maúlla en patios vecinos,
aroma a canela quemada.

Observo tu silueta y como pinceles
mis anhelos dibujan tu mirada,
mi vista se nubla por transparentes recuerdos,
mientras mi boca cerrada ¡Maldice las horas!

El corazón se agita como un metrónomo
mis pensamientos bombean ideas a muerte,
bajo mis ojos al plato de antaño,
bebo un trago amargo.

Cae la gota del desprecio sobre la copa,
olvidas promesas y tu voz suena a infierno,
la felicidad ¡Llora! ¡Está de Luto!

Ramón de Jesús Hernández Olivares
Veracruz, México

del poemario " Pétalos Azules "


domingo, 2 de abril de 2017

EN ESTA HIERBA

























Esta noche no es noche para vinos caros
o copas de cristal labrado.
Es noche para exudar agravios.
Devenires sicarios que quisieron matarnos
en ese amor de papeles al viento.
De nubes. De caminos sabios.

Esta noche es noche de  rescatar olvidos.
De resucitar en los lugares muertos.
De festejar la huida y el encuentro.
Es noche de revivir los labios.

Esta noche no voy a perderme
en evocar heridas secas
cubiertas de tierra.
Brocales inertes de la guerra.

Voy a perderme en buscar tus ojos
en esta hierba que me retiene
como el primer día  cuando todo era.
Cuando éramos.

Osvaldo Pettinicchio (Daniel Vattimo).
Argentina.


sábado, 1 de abril de 2017

ROMANCE CADAVÉRICO



Se abrieron las lapidas
se llenaron de gusanos mis manos
el cielo exploto en sangre
las mesas de los barqueros tenían sesos
y la atmósfera era un pentagrama invertido
Tu silueta era una atmosfera lúgubre y mediterránea
Las bahías eran funestas
las clases sociales parecían fantasmas
era un glaciar de tornados esquizofrénicos
tu amor era una gladiola en cráneo
la saliva de los cuervos era una agonía perfumada
Mientras tu rostro perforaba las alamedas
En las mazmorras había un tesoro
las torres eran de huesos de vampiro
un libido y tenue tornado azoto la puerta
eras tú la fiel sirvienta de la demencia
una loca pasional, una mujer de fichas baratas
Que habría su nido al portador de los fantasmas
Se abrían las cavernas de mi boca
solo cantaba trece cruces muertas
los símbolos y los ecos marchitos eran sonámbulos
las islas de mis mejillas sonaban a podredumbre
como si algo se encendiera de mi voz
algo que se repartía por toda la languidez
No lo podía explicar el cielo era morado
y los campos palidecían entre penumbras
los soldados corrían para amortiguar la muerte
el aguacero de tu dulzura se columpio en mi mente
las telarañas explotaron sangrando el vacío
un trueno exprimió la tonelada de heroína
Había miles de agujas ensartadas en mi cerebro
mis pensamientos volaban entre el silencio
como un hálito de demencia surcando el cementerio
cabalgando entre esferas amapola y gatos culebra
había un grano de maíz rostizado en el infierno
que solo avisaba tu cruel enfermedad de mujer
Mi habitación parecía un demonio dibujado
que relataba cuentos de horror en su lengua
había cuadros de Remedios varo con sangre
y un poema de Baudelaire lleno de hojas secas
entre esos dos se escuchaba un fúnebre escándalo
gritos de un llanto amargo y maníacos depresivos
En mis sueños usaba camisas de fuerza
atrapado entre dinastías de remolinos de invierno
no tenía solución mi campaña de delirios
estaba armado de balas de plata para lobos
mi trabajo era el de maldecir a los pájaros
pero la belleza de tus ojos me abría las alas
Nací para ser un hijo de dios
pero un hermano de Caín
nací para suicidarme en las mañanas
con poesía y con una soga de pesada maraña
que me asfixiaba en cada momento de tiempo
las lechuzas se atropellaban para darme de comer
No había huéspedes en mi corazón
solo una hilarante sensación de dormir junto a ti
me desesperaba al no ver tu hermoso rostro
pero las ratas me mordían los pies
me excomulgaba de las dimensiones melancólicas
se hervía en mí una sensación de amor prosaico.
Estuve a punto de amarte, de darte mi amor
pero la demencia me hizo recordar la poesía
las ondulantes mitomanías de mi cerebro se desasociaron
y se columpio en mi cabeza una idea descabellada
un ritmo de vals, un canto de añiles pasados
que conmemoraba tu hermoso palpitar
Y me di cuenta que no me amabas
que eras un precipicio encantado
y los cuentos de verano serían largos
como esperanzas que nunca volverán
entre los arcanos que miraron tus ojos
y que de mi boca solo despedía un sabor amargo
No necesite soportar ni un minuto más
las calaveras me decían el destino
las runas presagiaban olvido o tal vez conflicto
así que la sensación de sentirme aliviado se esfumo
como las pupilas que brillaron intensamente
para verlas junto aquel cuerpo lleno de torrentes
Y hasta que se esfumo la luna
se inundó todo nuestro cuerpo de solución muerta
un gramo de morfina se escondió en nuestros costados
para ver que estábamos lucidos
el cuerpo solo soporto minutos antes de dormir
y tú ya no me buscaste, solo te asfixiaste, huiste, te desvaneciste.

Ángel de la noche.