domingo, 18 de junio de 2017

CREO QUE TE OLVIDÉ











Creo que te olvidé...
Ya no creo oír tu risa
en las muchas risas a mi alrededor.
Ya no pregunto por ti,
ni si alguien te ha visto.
No hay noches en vela.
Cada día estoy mejor.
No busco el ver tu ropa en la noche,
cuando me desvisto.
Ya mis manos no tientan en la obscuridad.
Ni mis labios buscan con afán los los tuyos.
Creo que simplemente acepté la realidad...
No te necesito.
No me necesitas.
Hiciste muy bien al de mi retirarte.
La razón o motivos no son importantes.
Lo único que importa es que ahora no estás.
Y estoy sorprendido que a pesar de todo,
no pido que vuelvas.
Ya no pido más...
Pedí que cayera sobre mí una lluvia
que pudiera todo lo tuyo borrar.
Todos tus recuerdos,
todos tus abrazos,
todo lo que un día
me llegaste a dar.
Pedí que la noche
se volviera olvido.
Que el aire pudiera
también deshacer
todo lo entregado,
todo lo vivido.
Que no hubiese nada
ya que rescatar.
No digo tú nombre.
No tengo ya nada
que pueda tu imagen 
recrear otra vez.
Eres pensamiento
que voló tan lejos
que extravió el camino
para a mi volver.
No digo tu nombre.
No veo ya tu rostro.
No siento ya nada
cuando hablan de ti.
Cuando te mencionan, cuando me preguntan,
cuando alguien quiere el saber por qué...
Yo solo sonrío
y digo en voz baja....
Ya no se de ella.
Créeme...No se.
Es más, ni siquiera se
de quién me hablas,
por que si es de ella...
Creo... 
Creo que la olvidé.

Héctor Rocha D.
Allende, Coahuila.
MÉXICO

1 comentarios:

Guadalupe Espinoza dijo...

Muy bello, destila el dolor,por el amor que fue y se ha vuelto olvido.

Publicar un comentario